Termina «Mañanas Informales» con el recuerdo de Jorge guinzburg.

0
86

Llegó con un modelo diferente, rompió el molde y durante cuatro años le dio color a las mañanas de Canal 13. Mañanas informales logró transmitir en cámara una gran camaradería interna. Esa fue su receta. Y hoy todos juntos dirán hasta pronto.
Es el último gran programa que creó Jorge Guinzburg, que con su talento supo descubrir el potencial que tenían las mañanas en la televisión argentina y desembarcó con una propuesta que fue reconocida tanto por el televidente como el medio en general.
El secreto de Mañanas informales ha radicado precisamente en la ambigüedad de la segunda palabra del título: todo fue informal. El equilibrio encontrado los ubico en el límite justo para informar sin aburrir, entretener sin agotar, debatir sin solemnizar y reír mucho sin humor pavo. Todo dicho entre mates, livings relajados y poca histeria.
Dos hechos marcaron a fuego al equipo de Mañanas informales: primero sufrieron la muerte de Mario Mazzone en mayo de 2007, y con poco tiempo de diferencia, tuvieron que ver partir al patriarca de la familia, Jorge Guinzburg. Como pocos programas en la historia de la televisión, abrieron su corazón al público, lloraron todos juntos y terminaron mostrando una fraternidad que trascendió la pantalla.
Hoy terminan con las emisiones en vivo, y hasta fin de año veremos los momentos más importantes y divertidos. Termina un programa que cambió la manera de ver las mañanas televisadas y esa es la última gran herencia que nos ha dejado Jorge Guinzburg.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí