Una vacuna reduce en un tercio de los casos el contagio del sida

0
49

sida1

La terapia es una combinación de dos vacunas que no habían funcionado en humanos. De 16.000 voluntarios se contagiaron 51 individuos vacunados y 74 del grupo placebo. Los científicos no están seguros del mecanismo de acción, ni si funcionará fuera de Asia.

El Mundo, España

BANGKOK | MADRID.- Investigadores tailandeses y estadounidenses han anunciado en Bangkok el desarrollo de una vacuna que reduce un tercio el riesgo de contagio del virus del sida tras probarla en más de 16.000 personas.

La investigación, descrita como la mayor jamás realizada para una vacuna contra el sida a nivel mundial, ha sido realizada por el Ministerio tailandés de Salud, el Instituto estadounidense de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) y el Ejército de los EEUU, y reduce el riesgo de infección de un tercio de los casos. En el trabajo también han participado las dos compañías que tienen la patente del producto (bautizado de momento como RV 144), Sanofi-Pasteur y Global Solutions dor Infectious Diseases.

En el ensayo, la mitad de los 16.402 participantes recibió seis dosis de la vacuna en el año 2006 y la otra mitad una sustancia inactiva, un placebo. Durante los tres años siguientes, a los voluntarios se les hizo regularmente la prueba del VIH. En el grupo vacunado se contagiaron sólo 51 individuos frente a los 74 del grupo control. Aunque la diferencia es pequeña, se trata de una cifra estadísticamente significativa, como ha cuenta en el diario ‘The New York Times’ uno de los investigadores, Jerome Kim.

«En el 32,1% de los casos, la vacuna redujo el riesgo de infección», ha señalado un comunicado de la investigación publicada durante una conferencia de prensa en Bangkok.

«Este resultado representa un gran avance porque es la primera vez que hay pruebas de que una vacuna contra el virus del VIH tiene un efecto preventivo», agregó el comunicado.

Entre el optimismo y la cautela

A pesar de este optimismo, el director del NIAID, el prestigioso infectólogo Anthony Fauci, se ha mostrado cauto a la hora de hablar de «hito; aunque no tengo dudas de que se trata de un avance muy importante».

«Es un avance científico que nos da la esperanza de que una vacuna eficaz en el mundo sea posible en el futuro», insistió el coronel del Ejército Jerónimo U. S. Kim, a través de video-conferencia .

La vacuna es una combinación de dos inmunizaciones probadas previamente, pero que no habían demostrado su eficacia de forma independiente en ensayos con humanos.

De hecho, en los últimos 20 años, la historia de las vacunas contra el virus del sida es una sucesión de fracasos encadenados, como ha reconocido el propio Fauci. Tan recientemente como en 2007, un ensayo fue interrumpido antes de tiempo porque la vacuna no sólo no protegía, sino que elevaba el riesgo de infección. «Ahora es como si una pequeña puerta se hubiese abierto y podemos empezar a preguntarnos acerca de algunas cuestiones importantes», ha señalado.

Flecos para estudiar

A su juicio, es difícil pensar en que se comercialice una vacuna antisida si ésta no demuestra antes una eficacia de al menos el 70% o el 80%, aunque admite que con el 30% de protección conseguido en este caso se puede empezar a investigar. «Habrá que analizar las muestras de sangre y dirigir nuestra investigación hacia los mecanismos de respuesta».

En este caso, los investigadores están sorprendidos porque los voluntarios que se vacunaron pero aún así resultaron infectados, tenían la misma carga viral que el grupo placebo; cuando lo normal es que cualquier tipo de vacuna (como ocurriría contra el virus de la gripe, por ejemplo), dé algún tipo de protección parcial.

Por eso, el siguiente paso (y el más importante) es comprender el mecanismo de funcionamiento de la terapia y la reacción que genera R4 144 en el sistema inmune humano. Tampoco está claro si el producto tendría el mismo efecto, por ejemplo, en EEUU; donde circulan cepas del VIH diferente a la más común en el sudeste asiático que se ha usado en este caso.

RV 144 es una combinación de dos vacunas ya estudiadas previamente por separado: Alvac-VIH, de Sanofi Pasteur (que ya se había probado con poco éxito en Francia, Tailandia y Uganda); y Aidsvax. Esta última fue probada en varones homosexuales en EEUU y Europa, con idéntica frustración para su fabricante. la biotecnológica Genentech.
PROTECCIÓN POR PRIMERA VEZ
Una vacuna para el optimismo en un momento de desánimo

Es pronto para pensar en la comercialización de la terapia, según los expertos. Las conclusiones pueden impulsar estos trabajos después de varios fracasos.

MARÍA VALERIO

Los expertos de una punta a otra del planeta han recibido con optimismo los datos de la primera vacuna que ha logrado demostrar una protección del 30% contra el riesgo de infección por el virus del sida. Al mismo tiempo, y casi a partes iguales, piden cautela y recuerdan que cualquier inmunización necesita una protección de entre el 70% y el 90% para llegar al mercado.

La primera en reaccionar al anuncio realizado en Bangkok de los resultados de un ensayo con 16.000 participantes ha sido la propia Organización Mundial de la Salud (OMS). En un comunicado conjunto junto a la agencia de Naciones Unidas para el VIH (ONUSIDA), la OMS se muestra «optimista sobre el mayor ensayo clínico con una vacuna sobre el VIH llevado a cabo hasta la fecha».

De hecho, Mariano Esteban, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), reconoce que uno de los mayores logros de esta experiencia es haber puesto en marcha una infraestructura tan grande para seguir a esta población durante tanto tiempo.»Es importante porque se trata de la primera vez [que vemos eficacia]», señala a elmundo.es, «pero esto no quiere decir que ésta vaya a ser la vacuna».

Las conclusiones, que muestran que la vacuna reduce un tercio las infecciones, «representan un gran avance científico y son la primera demostración de que [la terapia] puede funcionar en la población general adulta». Por eso, ambas agencias han querido felicitar a los investigadores, que forman parte del ministerio tailandés de salud, el ejército de EEUU y su principal organismo dedicado a las enfermedades infecciosas, el NIAID.

Una prueba de concepto

A la OMS no se le escapa que un 30% de protección es algo «modesto», pero como explicaba a elmundo.es el doctor Josep María Gatell, lo importante es que se trata de «una prueba de concepto de que la vacuna contra el sida será posible; algo que hasta ahora se dudaba». De hecho, como explica este especialista en infecciosas, el hallazgo tiene una importancia especial en un momento en que empezaba a cundir la frustración en este terreno. «Dada la repercusión mediática y social que tendrá, es posible que se impulsen los esfuerzos y la financiación, justo ahora que empezábamos a tener muchas dudas tras varios fracasos», reconoce desde Barcelona.

Queda por ver, como recuerda la OMS, cuánto dura la protección de estos dos pinchazos y cuáles son exactamente sus mecanismos de protección; «por lo que es pronto para pensar en su comercialización únicamente con los resultados de este trabajo». Además, como advierte la organización, debido a los modestos beneficios de estas terapias iniciales, hay que pensar que la vacuna deberá emplearse como herramienta complementaria junto con otras estrategias preventivas.

No hay que olvidar además, como señala el investigador del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de Madrid (adscrito al CSIC), Luis Menéndez, que «para que una vacuna sea efectiva tiene que ser barata y no creo que éste sea el caso». Aunque muchos recelan por unos resultados que no se han publicado aún en ninguna revista científica, Esteban aclara que los detalles se darán a conocer en el próximo congreso de vacunas de VIH que se celebrará el próximo mes de octubre en París.
3diasida2008

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí