“Yo venía de Santa Fe a buscar tres cuerpos en una bolsa”

0
1837

El pasado 2 de febrero, los hermanitos Eduardo (11 años), Victoria (9) y Lucas (7), protagonizaron una historia cargada de dramatismo cuando el auto en el que viajaban junto a su papá volcó en la denominada “Curva de la Muerte”, sobre la Ruta 191 en jurisdicción de nuestra ciudad, y como resultado del mismo, José María Conesa, de 34 años, falleció en el acto mientras que los tres niños sufrieron heridas de distinta consideración.

Victoria fue la que llevó la peor parte al sufrir un fuerte traumatismo medular, lo que obligó a que un helicóptero sanitario arribara a nuestra ciudad para trasladar a la menor hasta el Hospital Garrahan.

El pronóstico no era el mejor pero las esperanzas estaban latentes. La conmovedora situación llevó a que todos estuvieran atentos a lo que sucediera con los niños, y quienes a la vez tuvieron un roll fundamental fueron los Bomberos Voluntarios, que no solo rescataron a los niños sino que los contuvieron cuando estaban solos y esperaban por su mamá que vive en la provincia de Santa Fé.

Victoria tuvo una milagrosa recuperación, al punto tal que ya fue dada de alta y con su familia decidieron regresar a San Pedro para realizar unos trámites y poder reencontrarse con los Bomberos que le salvaron la vida a los niños.

El emotivo encuentro se produjo después de mediodía del viernes cuando los servidores que intervinieron esa noche se estrecharon en un conmovedor abrazo con los niños y su mamá.

 

“Yo venía de Santa Fe a buscar tres cuerpos en una bolsa, fue lo único que sabía, nadie me decía nada, imaginate la sorpresa al llegar a acá y saber que mis hijos estaban vivos, no lo podía creer”, dijo Vanesa Grignafini, mamá de los pequeños.

“A Vicky la trasladaron en el helicóptero sanitario para el Garrahan, cuando llegamos allá nos decían todas pálidas y las perspectivas no eran buenas, que hasta inclusive podía perder toda la movilidad del cuello para abajo”.

“Milagrosamente cuando empezaron a operar los doctores se encontraron con otra cosa, y una operación que debería haber durado cinco horas solo demoraron dos y media, aparte acá la ven corriendo para todos lados en menos de un me, un verdadero milagro”.

 

La familia fue recibida por las autoridades del Cuartel Central y recorrieron las instalaciones donde los niños corrieron y jugaron por un largo rato, mostrando una milagrosa recuperación que va más allá de la fatalidad del caso y marco de dramatismo que tuvo todo lo sucedido.

sanpedroteinfroma.com.ar

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí